Buscar este blog

19 julio 2008

Tocando suelo

Creo que hoy lo he tocado, aunque nunca se sabe, puede que debajo del suelo haya un subsuelo y luego un subsubsuelo.

Me acabo de dar cuenta que mi felicidad depende de mi pareja, si mi pareja no funciona o si no la tengo, todo se me va a la mierda. Lo cual dice muy poco de mí, y de mi madurez.

Y me sorprende, porque mi adolescencia, en teoría donde se forja la personalidad, la pasé completamente sólo, sin mujeres y apenas amigos. Creo que empezón con mi primera novia, era una persona muy triste, muy dependiente, siempre se sentía sola. Hubo un proceso osmótico y sus células transformaron a las mías, es lo que tiene el coito, que uno da y recibe.

El caso es que desde entonces tengo esa cierta dependencia amatoria, total puede sonar a romántico y todo. Así que como táctica para ligar puede ser efectiva.

Me gustaría ser más explícito, pero digamos que hoy estoy más solo, un poco más. No me importa, cuando las cosas no van bien es mejor esto.

Si todo hubiera seguido igual al 22 de diciembre de 2007 en este mismo momento estaría en Benicassim, disfrutando de los conciertos y de la persona que iba conmigo. Sé que no puedo viajar a ese hipotético futuro pero me cuesta, mucho, muchísimo. Intento no torturarme y no lo hago, pero joder, no puedo dejar de pensar.

1 comentario:

Salve! dijo...

Lo bueno de haber tocado suelo es que lo tocas, luego vas, te levantas, subes y ya no haces más que subir: ya solo te queda llegar de nuevo a tocar el cielo.
De modo que date alas.