Buscar este blog

27 julio 2008

El Cazador

Sólamente ver este final me producen escalofríos.
Es casi imposible hacer algo tan hondo, sentido, real, maravilloso como este duelo, el duelo a un amigo.

Ocho minutos de silencios, de miradas, de emociones.

1 comentario:

Ernesto Sabato dijo...

Qué grande! Gracias por recuperarlo!