Buscar este blog

01 diciembre 2008

RIP

Diciembre siempre ha sido el mes de la muerte, desde que un día me enteré que habían asesinado a Lennon.

Para no romper la racha este año sigo con la luctuosa costumbre. Espero que se pare aquí.



Joan Bautista Humet
Clara

Clara, distinta Clara,
Extraña entre su gente,
Mirada ausente,
Clara, a la deriva,
No tuvo suerte al elegir
La puerta de salida
Clara, abandonada
En brazos de otra soledad

Esperando hacer amigos
Por la nieve
Al abrigo de otra lucidez
Descubriendo mundos
Donde nunca llueve
Escapando una y otra vez,
Achicando penas para navegar,
Estrellas negras vieron por sus venas
Y nadie quiso preguntar

Clara se vio atrapada
Abandonó el trabajo
Se vino abajo
Clara, languidecida
Perdida en un camino
De ansiedades y ambrosías
Clara no dijo nada
Y un día desapareció

Recorriendo aceras
Dicen que la vieron
Ajustando el paso a los demás
Intentando cualquier cosa por dinero
Para hincarse fuego una vez más
Esa madrugada Clara naufragó
Tenía mar de miedo en la mirada
Las ropas empapadas
Y el suelo por almohada
Y lentamente amaneció

2 comentarios:

Salve! dijo...

No puedo con esta canción, siempre me ha hecho llorar, es la más triste que he oído en mi vida, ag.
Llorar hay que llorar, es la última señal que nos da nuestro cuerpo para decir, venga, ahora a remontar. Dejemos que sea diciembre el mes de llorar y de dejar de hacerlo también. ¿Me pongo tonta? Bueno, prometo ser más trivial como para enero.

Anónimo dijo...

Siempre me pareció una pena que una canción que, musicalmente es muy bonita, tuviera una letra tan desagradable.
Sólo por eso yo nunca la canté, ni siquiera la silbé, aunque a veces me lo pedía el cuerpo.
Y siempre Humet me cayó simpático, hasta que me enteré de que era miembro del consejo de dirección de la SGAE, momento en que para mí se convirtió en un ladrón como todos los demás directivos de la SGAE. Descanse en paz. Clara.