Buscar este blog

20 febrero 2008

Aburro

Sé que quien me lee son cuatro gatos, eso sí, persas, de alta estirpe, porque para seguir mis últimos escritos hay que tener los cojones bien puestos, u ovarios.

Es curioso como las cosas, objetos, lugares, adquieren diferente significado con el paso del tiempo. Este blog ahora es mi cobijo, el refugio, es lo que ella significaba para mí. Generalizando, si este blog surgió como consecuencia de hacer o intentar hacer cine, cortos o como lo queramos llamar, supongo que ella era para mí como el cine, la ilusión, el sitio donde yo me encontraba más feliz, más cómodo.

Yo empecé en esto por casualidad, justo cuando empecé a salir con ella. No fue ella la que me impulsó a ello pero sí la que me dio seguridad en mí mismo. El problema es ahora, una vez que no está, interiorizar esa seguridad y hacerla mia para siempre. Es complicado, pero estoy en ello.

Después de este post tan disperso y sentido, espero seguir con todo, como antes, nunca hay un "como antes".

Se os quiere.

2 comentarios:

Esquizofrénico dijo...

De uno de los cuatro gatos, cruce de persa con común, no pierdas nunca tu punto de locura. Es lo único que nos mantiene cuerdos en este mundo de locos.
Salud.

ahram dijo...

Se agradece el ánimo esquizofrénico, esquizofrénico.
Abrazos